Octubre, 2023

¿Sos de izquierda o de derecha?

¿Sos de izquierda o de derecha?

Compartir en

share on twittershare on facebookshare on whatsapp

Los conceptos de izquierda y derecha son muy importantes al hablar de política, pero ¿Qué significan estas palabras? ¿A qué se refieren las personas cuando encasillan a alguien de un lado o del otro, cuando lo ponen en esa dicotomía de la que parece no poder escapar y en la que se subsume cualquier análisis político profundo? ¿Todos tienen el mismo concepto de lo que significa? ¿Siempre significó lo mismo?

La política es un tema fundamental para la humanidad desde que dejamos de ser nómades y pasamos a ser sedentarios. Desde que nos asentamos permanentemente en un lugar, surgió la necesidad de tomar decisiones y  dictar normas de comportamiento que debían ser cumplidas por todos, garantizando así la paz y el orden. A lo largo de la historia, la política fue -y es- determinante como motor de los cambios más importantes que atravesó la humanidad. Como los seres humanos somos distintos, fueron surgiendo diferentes formas de pensar la política y de ejercer el poder, distintas orientaciones políticas. Dependiendo del momento histórico y del territorio, fue más o menos importante/necesario para todos los habitantes de una población definir su posición frente a diversos problemas. En otras palabras, definir su IDENTIDAD política.

Hay una clasificación fundamental mediante la cual uno define su identidad política, o bien, mediante la cual los otros la deciden y lo encasillan. Generalmente, cuando aparece algún nuevo personaje, partido o movimiento, o cuando se quiere conocer la opinión de alguien sobre distintos temas relacionados a la política, lo primero que se pregunta es: “¿SOS DE IZQUIERDA O DE DERECHA?” O simplemente concluir: “este es un zurdo” o “este es de derecha”. La conclusión no es “tal opina esto de este tema”, sino tal es de derecha o de izquierda. Es muy fácil encasillar a alguien de un lado o del otro, sin atender la cantidad de variantes o significados que se le puede dar al concepto.

La realidad es que este es un concepto bastante ambiguo e indeterminado, ya que una persona se puede basar en distintos criterios para clasificar a otra o a un movimiento político, como de izquierda o de derecha. Además, es un concepto cuyo significado fue cambiando a lo largo de la historia.

Su origen se remonta al año 1789, año del estallido de la Revolución francesa que acabó con el régimen monárquico absolutista de Luis XVI e instauró la República hasta el año 1799, cuando Napoleón Bonaparte hizo el golpe de Brumario para instalar el Imperio en Francia y autonombrarse emperador. Luego de la toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789 se instaló en Francia la Asamblea Nacional Constituyente que tenía como objetivo tomar las principales decisiones para asentar la nueva forma de gobierno. Como siempre que se producen cambios tan importantes, algunos grupos se radicalizan y quieren profundizar esos cambios para dar un vuelco en el paradigma político vigente, mientras otros son partidarios de avanzar moderadamente. En Francia, los primeros se autodenominaron Jacobinos, se ubicaban en el ala izquierda de la Asamblea Nacional Constituyente y estaban totalmente en contra de mantener cualquier privilegio o poder monárquico a tal punto de querer matar al rey. Los segundos se hicieron llamar Girondinos, se ubicaban en el ala derecha de la asamblea y buscaban mantener algún poder vinculado a la monarquía. A partir de este punto, llegamos al primer significado que se le atribuye a los conceptos de izquierda y derecha. La izquierda es revolucionaria, combativa y lucha por revertir completamente el statu quo. La derecha, en cambio, es conservadora y busca mantener los valores tradicionales.

El concepto se mantuvo hasta el siglo XX, siglo en el que se sucedieron diferentes hechos, de tal envergadura, que lo resignificaron. El primer suceso importante fue la revolución bolchevique, que se dio en Rusia en octubre de 1917, y acabó con el régimen monárquico y despótico del zar Nicolás II, instalando un gobierno comunista en manos del pueblo. Con esta revolución surgió el “terror rojo”, el miedo de la burguesía a que el comunismo se expandiera por Europa y por el mundo. Con la revolución bolchevique los términos de izquierda y de derecha se resignificaron  según la cercanía de la persona o grupo, con el comunismo. Si es afín al comunismo, es de izquierda; y si es crítico del comunismo, es de derecha. Esta acepción se profundizó a partir de 1945, cuando se levantó el “Telón de Acero” que dividió simbólicamente Europa y el mundo entre el bloque capitalista encabezado por EEUU y el bloque comunista encabezado por la URSS. De esta manera la concepción de izquierda y derecha, ya no se definió estrictamente sobre la base de pretender cambios más o menos moderados o radicales, sino que se vinculó estrictamente con la posición frente al mundo polarizado entre el capitalismo y el comunismo.

Pero en el siglo XX se produjo un nuevo hecho que le dio otro significado a la izquierda y a la derecha: el surgimiento de los regímenes fascistas, nazis, autoritarios y dictatoriales del período de entreguerras y del período de la Doctrina de Seguridad Nacional y el Plan Cóndor en América Latina. Actualmente, es común el uso del calificativo “nazi” respecto a personas consideradas de derecha. Estos regímenes autoritarios contribuyeron a definir el concepto de izquierda y derecha en torno al criterio del grado de autoritarismo de un gobierno, de qué nivel de libertad le da a sus ciudadanos y qué grado de respeto tiene frente a ideas opuestas. Según esta clasificación, se podría decir que los regímenes autoritarios y totalitarios que no respetan opiniones opuestas a las suyas, son de derecha, mientras que los que abogan por la libertad de expresión y la no represión de ideas, serían de izquierda. A partir de acá, la clasificación se vuelve cada más difusa y equívoca ya que, según el criterio de cercanía al comunismo, el gobierno de Iósif Stalin en la URSS, por ejemplo, sería claramente de izquierda; pero según el criterio de respeto a ideas opuestas, sería de derecha (es de público conocimiento la actitud que tomó Stalin frente a los opositores al comunismo o frente a cualquiera que osara desafiar su autoridad sin importar su ideología).

Pero la cosa se complica cada vez más si vamos a términos económicos. Se pueden distinguir dos grandes posturas a la hora de definir el rol del Estado en la economía y el funcionamiento de la economía en general. Por un lado está la escuela austríaca encabezada por Friedrich Hayek que promueve un sistema liberal basado en el ahorro y en la nula intervención del estado en la economía. En otras palabras, un sistema de libre mercado que, por ejemplo, no cobre impuestos o solo los cobre para intervenir en justicia y seguridad. Por otro lado, apareció John Maynard Keynes, quien escribió su “Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero”, como una forma poco convencional para la época de recuperarse de los reveses del crack del 29. Así surgió el keynesianismo, una teoría económica que propone la intervención estatal en la economía, el aumento del gasto público para alcanzar el pleno empleo y la liquidez (impresión de dinero por parte del estado) para sortear momentos de crisis. Actualmente, se identifica a los liberales que promueven la reducción del Estado y del gasto público con la derecha; y a los keynesianos, que promueven la redistribución de ingresos por medio de impuestos y de un Estado benefactor que intervenga en la economía velando por los que menos tienen, con la izquierda. Pero los gobiernos autoritarios del siglo XX, lejos estaban de tener una economía de libre mercado, más bien todo lo contrario. Sin embargo, se sigue usando la palabra “nazi” como sinónimo de derecha.

El último criterio para definir izquierda/derecha que mencionaré refiere la postura frente a las temáticas y movimientos sociales actuales. Si alguien está a favor del feminismo, la legalización del aborto, del consumo de drogas, apoya el colectivo LGBT, es animalista o vegetariano/vegano y es ambientalista; nadie dudaría en encasillarlo de izquierda. Y por supuesto, si no simpatiza o no apoya estas causas, es de derecha. Como en los criterios anteriores, surgen casos que vienen a romper esta estructura izquierda/derecha, poniéndola en contradicción. El más actual e ilustrativo es el del nuevo presidente electo de la República de Perú, Pedro Castillo. Se identifica como marxista y como adherente a guerrillas del siglo XX como la poderosa y devastadora Sendero Luminoso, con lo cual nadie dudaría en clasificarlo como alguien de izquierda. Pero a la vez es absolutamente conservador en lo cultural. Está en contra de la legalización del aborto y de la legalización de la marihuana. Otra vez los criterios se mezclan y diversifican.

Para finalizar, se pueden sacar varias conclusiones. En primer lugar, los conceptos que definen identidad, al igual que la identidad de las personas, van cambiando con el tiempo, por lo que definir a alguien nada más con una palabra y circunscribir la imagen de esa persona a esa palabra puede ser muy erróneo e inespecífico, primero por la constante evolución de esos conceptos y segundo por la complejidad de esos conceptos que engloban muchos criterios. Esto último es importante porque puede generar, sobre todo en este caso, confusiones por las diferentes significaciones que una persona le puede dar a conceptos tan amplios. Sin embargo, cuando se rotula de esa manera, la identidad pasa a estar definida por la significación que cada persona le quiera dar a esos conceptos tan complejos.

Hernán Bonamino

Seguir Leyendo

La bufanda de Malvinas

Argentina

La bufanda de Malvinas

Por Gaston Yaryura

¿Desarrollo sostenible o acción por el clima? La integridad socio-ambiental como factor clave para lograr la cohesión

medioambiente

¿Desarrollo sostenible o acción por el clima? La integridad socio-ambiental como factor clave para lograr la cohesión

Por Agustín Matteri

El grupo Wagner y la insurrección en Rusia

Política

El grupo Wagner y la insurrección en Rusia

Por CYF

Nuevo estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA

Sociedad

Nuevo estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA

Por CYF

Telemedicina

Salud

Telemedicina

Por CYF

¿Porqué es importante el periodismo?

Periodismo

¿Porqué es importante el periodismo?

Por CYF

Footer LogoFooter Logo
twitter logomail footer logoinstagram logo

© 2024 cambioyfuera.com.ar
Todos los derechos reservados