Octubre, 2022

Grietas

Grietas

Compartir en

share on twittershare on facebookshare on whatsapp

En una grieta los bordes no están lejos, aunque una hendidura los separa. Puede ser una cavidad más o menos profunda, pero aún así, la cercanía de los bordes permite vernos a los ojos.  Muchas veces, la rajadura se instala con compañeros de laburo,  con amigos de la infancia. Con nuestra propia familia. Eso resulta triste y despierta las cóleras más profundas, porque nos conocemos (por alguna razón que desconozco, el odio y la bronca se reservan para la gente que queremos o que alguna vez quisimos). Y nosotros sabemos quién está enfrente: cuáles son sus gustos, a qué colegio fue, si  lo que dice es consistente con su modo de vida… conocemos sus archivos.  Y viceversa. Y nadie resiste un archivo.

¿Pero vos me estás jodiendo? ¿No te das cuenta que los K se afanaron todo? ¿No viste los bolsos de López, Hotesur, los 4 palos verdes en la caja de seguridad de Florencia Kirchner? ¿Y vos no viste los 45 mil palos que se llevaron con Macri? ¿Esa no la contás? Todo lo demás es un vuelto al lado de eso. Son chorros de guante blanco.

Buscamos, claro, puntos de contacto porque nos queremos, porque alguna vez nos quisimos. El equipo de fútbol, el clima, opinar sobre una serie de Netflix. Nos imponemos reglas: en este grupo de whatsapp no hablemos de política. Buena idea… pero justo la quisieron matar a Cristina. ¿Cómo no vas a hablar? Le gatillaron a 15 centímetros de la cabeza.  Es mentira. Es una farsa que montó el propio gobierno. ¿Vos me estás hablando en serio? Por supuesto: si se afanaron las vacunas, son capaces de cualquier cosa.  ¿Realmente pensás que este gobierno al que vos calificás de conjunto de inútiles, tiene la capacidad de montar un atentado fallido contra Cristina Kirchner, operando sobre un grupo de personas que pensaban que estaban por matarla, sin saber que en realidad no la iban a poder matar porque la bala no se dispararía? ¿No es demasiado sofisticado para los servicios de inteligencia argentinos? Por algo vino el avión venezolano – iraní. Además,  planear algo para que salga mal, en la Argentina no es muy difícil: sólo hay que dejar que las cosas sigan su curso natural.

Es curioso que para cruzar la grieta basta dar un paso. Aunque el abismo sea profundo, los bordes están cerca, a un paso de distancia. Pero dar un paso significa ir hacia el otro, cruzar al lado oscuro de los que no quieren ver. Peor aún: de los que ven, y se hacen los tontos. Son cínicos. Tan chorros como ellos. Son parte de la banda, de la runfla. De los Panamá papers, de las Islas Caimán, de los Lázaro, de los Nicki, del vacunatorio VIP, de los monopolios, de la obra pública, de la obra privada, de las empresas estatales, de las empresas privadas que viven del estado, de los que roban con impuestos, de los que roban con los bancos. Mi amigo. Mi ex amigo.

La proximidad de los bordes de la grieta, apareja dilema: nos separan, al mismo tiempo, un paso y un abismo. Es una cuestión de perspectiva. ¿Estaríamos dispuestos a cambiar de opinión o a pedir disculpas? Algunas culturas pregonan que lo importante no es alcanzar soluciones justas (entendiendo por “Justicia”, darle la razón a quien tiene razón), sino soluciones que preserven la armonía. Lo hacemos habitualmente en nuestros hogares, en la escuela. Cuando un niño es dueño de un juguete que no quiere compartir y otro lo toma prestado, la “solución justa” sería que el juguete le sea devuelto a su legítimo propietario. La solución armónica es que aprendan a compartir. Hay un lenguaje que fuimos olvidando: consenso, tolerancia, perdón.  No se trata de quién tiene la razón (o puede imponerla), sino de cómo podemos hacer para convivir mejor. Qué estamos dispuestos a resignar.

A esta altura ya no hay una grieta: el derrotero histórico de nuestra intolerancia fue abriendo decenas de grietas (rajaduras, hendijas, fisuras). Peronistas o gorilas, K o antiK, halcones o palomas, boca o river, Maradona o Messi, fresco y batata o fresco y membrillo, cheto o grasa, Susana o Moria, la Tierra es redonda o la Tierra es plana. Cualquier distinción sirve cuando nos construimos despreciando al que piensa diferente, porque lo que nos diferencia nos define. Ellos no tienen otra opinión: son necios, ignorantes o perversos; en contrapartida, nosotros somos inteligentes, cultos y buenos. Y así nos quedamos, cada uno de este lado de la grieta. Estamos a la distancia de un paso. De un apretón de manos. Pero nadie quiere abrazar al enemigo.

Gaston Yaryura

Seguir Leyendo

¿Sos de izquierda o de derecha?

Identidad Política

¿Sos de izquierda o de derecha?

Por Hernán Bonamino

La bufanda de Malvinas

Argentina

La bufanda de Malvinas

Por Gaston Yaryura

¿Desarrollo sostenible o acción por el clima? La integridad socio-ambiental como factor clave para lograr la cohesión

medioambiente

¿Desarrollo sostenible o acción por el clima? La integridad socio-ambiental como factor clave para lograr la cohesión

Por Agustín Matteri

El grupo Wagner y la insurrección en Rusia

Política

El grupo Wagner y la insurrección en Rusia

Por CYF

Nuevo estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA

Sociedad

Nuevo estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA

Por CYF

Telemedicina

Salud

Telemedicina

Por CYF

Footer LogoFooter Logo
twitter logomail footer logoinstagram logo

© 2024 cambioyfuera.com.ar
Todos los derechos reservados